Tu piel puede revelar gran parte de la historia de tu vida, desde el resplandor legendario del embarazo hasta las manchas de aquel día de playa en el que sufriste daño solar. Se habla mucho acerca de cómo proteger la piel de los efectos del sol, pero hay pequeñas cosas, simples de realizar, que podemos hacer a favor de nuestra piel década tras década.

Pasos para conservar la salud de tu piel

  • A tus 30: combate el acné

Los problemas de la piel relacionados con las hormonas no son sólo exclusividad de los adolescentes. Los crecientes niveles de testosterona y progesterona antes de la menstruación pueden causar acné adulto en forma de erupción alrededor de la boca, mentón o nariz.

Y el estrés hormonal puede hacer que aumente el eczema y piel irritada que aparece a menudo en la cara y las manos.

Para tratar el acné adulto, que tiende a desaparecer a los 30 y que causa más inflamación que los puntos negros de adolescentes y espinillas, los dermatólogos a menudo  prescriben peróxido de benzoilo y retinol.

Calma el eczema mediante el uso de productos de limpieza suaves y sin perfume. Si el problema persiste, es posible que necesites una receta a base de un cortico-esteroide tópico para mantener la salud de tu piel perfecta.

  • A los 40 años: Examínate

Con los 40, el daño hecho a tu piel décadas antes comienza a aparecer. Esto puede incluir lamentablemente los primeros signos de cáncer. La buena nueva es que cuando se detecta a tiempo, es 99% tratable.  Por eso, los autocontroles de manera mensual de lunares o lesiones sospechosas es lo mejor que podemos hacer para mantener una buena salud de la piel.

Frente a un espejo, examina todo tu cuerpo, desde el cuero cabelludo hasta las plantas de los pies.

Escoge los productos adecuados

Empieza a considerar una receta a base de un retinoide, como la tretinoína para minimizar los signos del envejecimiento, tonos desiguales de la piel, arrugas y manchas propias de la edad. También puedes considerar productos para el cuidado de la piel con ingredientes naturales, tales como la matricaria o raíz de regaliz ya que su actividad antioxidante combate el daño de los rayos UV.

Borra los signos de enrojecimiento

Si tienes muchos signos de enrojecimiento, como vasos sanguíneos en forma de araña, y pequeñas protuberancias en tu cara, tu dermis puede sufrir de rosácea, una enfermedad muy común de la piel, que sucede por el estrés, el alcohol, las comidas picantes, y el clima cálido.

Los expertos recomiendan productos para piel sensible si se es propenso a estos brotes, maquillaje que actúe como camuflaje del color y otras medicinas a base de cafeína.

Gánale la batalla a los puntos

No es raro que a los 40 las mujeres lleguen a desarrollar queratosis actínica, puntos secos, rojos o manchas escamosas en la frente, mejillas o la nariz. Esta es otra consecuencia de los daños del sol y que puede convertirse en cancerosa si no se elimina, por lo que debes consultar a tu doctor lo antes posible si crees que puedes tener este problema.