Muchas casas antiguas han contado con la fortuna de un mantenimiento regular, mientras que otras, obviamente, han sufrido años de abandono. Si deseas una evaluación y refuerzos estructurales hechos con fibra de carbono para la estructura de los suelos y los techos en una antigua casa, incluyendo otros problemas más comunes, tales como suelos hundidos, viguetas debilitadas, etc.

Problemas comunes para suelos y techos

Algunos de los problemas más comunes a los que te enfrentarás cuando se trata de la preservación una casa antigua incluyen la resistencia a la flexión que se ha comprometido en las vigas, viguetas que han sido cortadas en exceso, espaciado incorrecto de las vigas de soporte y el deterioro de los postes de soporte.

La solución es añadir un soporte a las vigas principales existentes, ya que las vigas principales pueden ser reforzadas con pilares de acero o de madera, e incluso pilares de mampostería. Estos métodos reducirán el espacio, pero el piso superior será más estable.

La adición de apoyo con refuerzos de acero o de madera podría aumentar el rendimiento de las vigas y viguetas. La adición de placas de acero o piezas de madera aseguradas con pernos pesados y arandelas de seguridad es un método común en restauraciones de edificaciones antiguas.

Si una viga ha sido excesivamente cortada, podría ser posible transferir la carga con una viga de cabecera, que se coloca al otro lado del extremo cortado de la viga en cuestión.

La ayuda de un refuerzo estructural

El refuerzo de una vieja casa se puede hacer en una multitud de formas, con placas de acero, trozos de madera compuesta estructural y vigas compuestas son sólo algunas de las formas en que los productos tradicionales pueden ser reparados y restaurados; existen muchas otras pero eso se suele dejar a la empresa de albañilería profesional del sector para que valoren que es exactamente lo más conviene para tu casa.

La parte más importante de la armadura del suelo son las placas de conexión de metal. Si las placas se han desplazado o han sufrido graves o daños producto de la humedad, las soluciones pueden incluir placas de refuerzo de madera o conectores adicionales a la placa.

Las placas de metal hacen que sea fácil de ejecutar la fontanería, el cableado y los conductos, pero tiene que ser manejada con más cuidado que los componentes tradicionales.

Las láminas encoladas de maderas unidas entre sí, madera laminada, forman vigas de diferentes tamaños.

Estas funcionan bien en la sustitución de las vigas en malas condiciones y otros elementos dañados en la estructura.

El agua es uno de los elementos más perjudiciales para la estructura de una casa vieja. La humedad absorbida puede conducir a problemas como la deformación, debilidad, decaimiento, la propagación de insectos, etc.

Si tienes la necesidad de preservar un área determinada para fines históricos, el epoxi podría ser la mejor opción, aunque no se recomienda si hay daño por la putrefacción generalizada.

Las vigas de soporte verticales, y refuerzos junto a las vigas y en los extremos, son todas buenas técnicas para reforzar las áreas defectuosas.

Todas estas técnicas harán perdurar tu casa vieja muchos años más en muy buenas condiciones.