Hasta no hace mucho, las personas que practicaba el deporte del raqueta usaban las mismas zapatillas de pádel baratas que utilizaban en otros deportes, como el tenis. Pero el pádel empezó a evolucionar a algo más propio y poco a poco se fue ganando un sitio importante de popularidad, por lo que las marcas reconocidas de artículos deportivos giraron su atención a este deporte y empezaron a desarrollar equipamiento propio de la especialidad.

Elegir unas buenas zapatillas para jugar al pádel

Para esto se tuvo que estudiar aspectos físicos y mecánicos del deporte, como la amortiguación, los desplazamientos, los giros, pausas y aceleraciones y otros factores que hacen de este deporte algo emocionante, pero que exige unas buenas condiciones físicas.

Es por eso que te recomendamos tomarte tu tiempo e informarte bien de lo que debe ser tu mejor elección. Antes de comprar unas zapatillas para pádel, lee cuidadosamente esta información.

Lo más importante son las suelas

El tenis y pádel se parecen pero cuando vas al detalle tiene enormes diferencias: los cambios de dirección, las pausas y aceleraciones y hasta las longitudes no son las mismas. El tenis se practica en diversas superficies, no así el pádel que se juega mayormente en césped artificial y esto requiere un agarre distinto.

De modo que si estas en la búsqueda de tu zapatilla ideal, ten en cuenta estos factores:

  • Amortiguación
  • Agarre
  • Comodidad
  • Estabilidad

Todo esto es para decirte: ¡fíjate primero en la suela! El pádel es un juego en el que te deslizas y necesitas de un mejor agarre en pista al momento de un saque inicial. Si te deslizas con facilidad, tus golpes serán más sólidos y adecuados.

Si buscas todo lo anterior para elevar tu nivel, entonces empieza por echar un ojo al tipo de zapatilla que estás usando. Las de tenis sirven pero no son suficientes para alcanzar el siguiente nivel de destrezas y habilidades.

¿Qué pasa si no uso las zapatillas de pádel?

Es muy simple lo que pasará: serás solo un jugador más al que todo el mundo vencerá, y eso no es divertido. Con una zapatilla de otro deporte tu pie va a adoptar posturas incómodas y eso te llevará a golpes y desplazamientos defectuosos y posteriormente a lesiones en el pie o tobillos.

Con una zapatilla de pádel te sentirás mejor en la cancha porque correrás y saltarás sin temor y ya sabemos la influencia psicológica de sentirse confiado en este sentido: ganarás en tu juego y destrezas.

Algunos modelos permiten una mejor amortiguación de los talones al momento de saltar, otros tienen rejillas de aire para evitar la transpiración del pie y otros son impermeables contra la lluvia y otras condiciones.

Cuando compres unas zapatillas piensa en lo más adecuado para tu juego, tus pies, y por supuesto tu bolsillo. Con unas nuevas zapatillas sentirás que eres el nuevo rey de la pista y ganarás en confianza y juego, verás que tus desplazamientos mejoran día a día y hasta tus oponentes advertirán el cambio. ¿Qué estás esperando para salir a comprar unas zapatillas de pádel y desechar esas de tenis?