Cuando se emprende un negocio y surge la necesidad de plantearse el alquiler de oficinas en barcelona hay que tener en consideración algunos aspectos para que esta inversión no represente un peligro para la empresa y pueda ocasionar el cierre de la misma. Hay algunos errores que se cometen comúnmente cuando se está por dar este paso.

Lo que debes considerar al alquilar oficinas en Barcelona

Al elegir una oficina para alquilar es necesario contemplar su ubicación, una oficina de difícil acceso hará que las visitas de los clientes no sean tan frecuentes, ya sea que no sean fácil encontrarlas o que simplemente el acceso a éstas es realmente complicado.

Puede llegar a ser tentador pero alquilar pisos y habilitarlos como oficinas no es una buena idea, en primer lugar por la cuestión legal que esto conlleva al no poderse obtener una licencia para poder operar. Es mejor seguir los lineamientos legales para evitar tener problemas en un futuro que pongan en riesgo la empresa.

No es conveniente ubicar una oficina en cualquier zona solo porque es barata, hay que tener en cuenta que cerca de ésta debe haber bancos, contadores, abogados, etc. Al ubicar una oficina en una zona financiera será mucho más práctico contar con todos estos servicios en un área cercana.

Muchos emprendedores, cuando optan por alquilar oficinas en Barcelona, cometen el error de no fijarse en las cláusulas que corresponden a la duración del contrato, este es un punto muy importante porque permitirá al arrendatario tomar la decisión de continuar alquilando el inmueble o en su defecto dejar de hacerlo si no resulta conveniente, es necesario que antes de firmar un contrato se negocien las condiciones sobre este aspecto para que ambas partes resulten beneficiadas.

Conviene empezar con oficinas más accesibles

Por mucho que se quiera comenzar con el pie derecho al iniciar un negocio, no es recomendable alquilar oficinas en Barcelona de una gama, ya que al iniciar un negocio lo primero que debe fortalecerse es el capital del mismo y por lo tanto ahorrar en cosas como el tipo de oficina ayudará a fortalecerlo. De otro modo se corre el riesgo de que el alquiler tan alto merme las utilidades de la empresa y termine en la quiebra en pocos meses.

Hoy en día existen en el mercado alternativas más accesibles como las oficinas virtuales en las que es posible alquilarlas por días, semanas o incluso horas.  Es sin duda una opción viable para quien no requiere de una oficina permanente.

Otro error muy común es alquilar oficinas y firmar contratos sin siquiera haber visitado el inmueble y comprobado si realmente se ajusta a las necesidades de la empresa, es necesario visitarlo para corroborar que el tamaño es realmente el adecuado, así como su ubicación, los servicios con los que cuenta y el estado en que se encuentran las instalaciones tanto de la oficina como del edificio.

También es un error omitir un inventario inicial, en el caso de las oficinas semi -amuebladas o amuebladas es sumamente importante realizarlo y que lo firmen ambas partes, de igual forma si se detectan desperfectos hay que documentarlos con fotografías.