El cigarro electrónico resulta ser un sistema creado en China en el 2004, el cual utiliza una pequeña batería para poder calentar una solución liquida y convertirla en vapor, con un diseño que comúnmente imita al de un cigarro.

¿De que consta el cigarro electrónico?

Este aparato en cuestión contiene un cartucho que es cambiable  o tiene uno recargable, aunque existen unos que no se pueden cambiar, siendo las sustancias principales de este líquido: propilenglicol (usualmente tiene un setenta por ciento) y glicerina vegetal (usualmente tiene un veinte por ciento).

También tiene nicotina en distintas dosis (entre cero mg y 54 mg/ml), aunque podemos encontrarnos también diferentes sabores y aromas, ya que distintos estudios han mostrado que la dosis de nicotina que dicen tener los cartuchos no suelen ser la verdadera, ya que prácticamente tienen mucho más.

El cigarro electrónico y la salud

Los fabricantes de estos cigarros electrónicos aseguran que son menos dañinos para la salud que los cigarros convencionales, aunque el último reporte que se realizó por la Organización Mundial de la Salud, la OMS, a finales del año 2014, señalo que la evidencia que existe hasta la fecha, nos muestra que el vapor que liberan los cigarros electrónicos no es tan sano como los fabricantes dicen que es, ya que estos tienen nicotina, formaldehido, propilenglicol y otros químicos que son muy tóxicos y cancerígenos, siendo probable que las personas que usan solamente los cigarrillos electrónicos estén expuestas a una cantidad menor de sustancias toxicas que cuando fumaban tabaco convencional.

Pero es muy difícil hacer una evaluación de cuanta cantidad absorbe cada fumador, ya que de  igual forma que los cigarros comunes, los no fumadores igualmente están expuestos a la nicotina y a las sustancias toxicas de los cigarros electrónicos cuando se encuentran en contacto con el vapor en lugares cerrados.

Hace poco que los cigarrillos electrónicos se encuentran en el mercado por lo que todavía no hay una evidencia concreta de los efectos que puedan tener a largo plazo.

Pero es muy probable que los efectos causados por la nicotina sean los mismos que se relacionan con el consumo de un cigarrillo normal, siendo un importante inconveniente de estos, la posibilidad que tienen de que los menores de edad y por error puedan ingerir el contenido de los cartuchos, ya que en Estados Unidos en el 2013 existieron más de mil llamadas por emergencias ocasionadas por los cigarros electrónicos.

Cigarrillos electrónicos para dejar de fumar

cigarrillo para dejar de fumarLos fabricantes suelen comercializar los cigarros electrónicos como una opción para poder dejar de fumar, aunque hasta la fecha no se consiguen los suficientes estudios que vayan a demostrar la efectividad del mismo, es muy frecuente ver  que en lugar de dejar de fumar, las personas terminan fumando ambos, empeorando así la adicción.

Es posible que los cigarros electrónicos tengan un tipo de beneficio personalmente, pero su uso puede generar un impacto negativo en el control de tabaco que existe a nivel poblacional, ya que la fácil disponibilidad de los cigarrillos electrónico en la población puede ocasionar un aumento en el consumo en los jóvenes que después pasan a consumir cigarros comunes.