Tener una empresa no siempre se tiene que conseguir desde cero. Existe la posibilidad de comprar negocio en marcha, pero en esos casos existen algunas consideraciones a evaluar, ya que el funcionamiento de una empresa implica algunos riesgos que se deben analizar con cuidado.

Top consejos para comprar una empresa fácilmente

Con este artículo no buscamos desalentarte a la compra de una empresa, pero sí que estos consejos te sirvan para que hagas un buen negocio y que no estés a punto de comprar una empresa que no es rentable.

Analiza el historial de la empresa

  • Una de las primeras cosas que tienes que evaluar de la empresa que te interesa comprar, es el historial que esta posee desde su creación hasta la fecha de compra. Verifica su historial de ventas, casos de éxitos, cómo es vista la marca y los productos que desarrollan, en fin, todo lo que esté relacionado con ella, a fin de que te pueda dar una noción del panorama de esta.

Indaga por qué está en venta la empresa

  • Las razones que dan los dueños de las empresas para salir de su compañía, no suelen ser siempre los reales, así que es mejor que indagues un poco los motivos verdaderos por lo que la han colocado en venta.
  • Puede ser por su economía, puede ser por la imagen que posee, etc., siendo muchas las razones que pueden motivar la venta, pero tienes que conocer la situación real antes de concretar el trato, para que después no sea un fiasco la compra.

Conoce su nivel en cuanto a la competencia

  • Todas las empresas tienen competidores que ofrecen productos o servicios similares a los suyos, por lo que es importante que conozcas con quienes compite tu posible futura compañía, si ofrecen productos semejantes, en qué se diferencian, el valor agregado que poseen y la vigencia de la necesidad que satisface el producto que ahí fabrican.

Toma en cuenta la opinión de los clientes

  • Es muy importante que tomes en cuenta la opinión la opinión que tienen los clientes y la comunidad en general sobre la empresa y sus productos, ya que este puede ser el motivo por el cual la están vendiendo.
  • Una empresa que posee una mala reputación con el público no es lo que vas a querer comprar, sobre todo si eres un empresario emprendedor que poco conoces sobre el mundo de los negocios.

Analiza el comportamiento de las ventas o a contratación de los servicios

persona mirando posibles anuncios de negocios

  • Es muy importante que sepas en lo que estás invirtiendo tu dinero, así que junto a tu equipo, analiza todo sobre las ventas y servicios que han contratado en la empresa, al menos durante los últimos tres años, ya que de esa forma sabrás si es rentable o no la producción que poseen.
  • Además, verificando este punto puedes tener una noción de los márgenes de ganancia a corto plazo que la compañía te puede dar.

Verifica el flujo de caja que ha tenido la empresa

  • Dentro de una empresa es muy importante el flujo de caja, así que también tienes que analizar cómo se ha comportado en este aspecto la empresa, ya que te dará una idea de si la empresa ha contado con la suficiente liquidez para el desarrollo de sus actividades.
  • Lo ideal en este punto es que se verifique el flujo de caja de los últimos tres años al menos.

Constata el valor real de la empresa

  • No te dejes guiar por el precio de venta de la empresa que te interesa, siempre tienes que verificar cuáles son los activos de la compañía, pero sobre todo sus pasivos, ya que estos también forman parte del patrimonio de la empresa y al tú comprarla, estarás aceptando la responsabilidad de saldar cada uno de ellos.

Realiza las proyecciones necesarias

  • La producción y el flujo de caja de la empresa deberás proyectarlo durante al menos 60 días, a fin de que eso te permita verificar la capacidad que tendrá la compañía en ese período de tiempo, pero además la liquidez para poder cumplir con la plantilla, proveedores, etc.

Verifica las condiciones de venta

  • Antes de que compres la empresa, es importante que determines si los dueños actuales tendrán alguna participación en la compañía, una vez que se haya dado la venta. Pregunta todo lo que sea necesario, las cláusulas de la venta, todo. No tomes decisiones precipitadas, debe ser todo con calma para que puedas analizar las cosas bien.

Revisa con tus abogados todo lo legal referente a la empresa

  • Puede que tu no sepas mucho del tema, pero tus abogados sí, así que verifica con ellos la situación legal de la empresa, sus deudas, la exposición fiscal que posee, todo lo que en un futuro pudiera perjudicarte si terminas de comprarla.

Lo más importante: analiza su estado financiero

  • No siempre te podrás fiar del estado financiero que te suministren los propietarios de la empresa que quieres comprar, a pesar de que estén certificados o auditados. Lo ideal en este punto es que contrates a un consultor, quien podrá determinar si la documentación que se te ha presentado es coherente con la situación de la compañía.

Pese a todo lo mencionado, la decisión final de la compra de la empresa será tuya, así que solo analiza muy bien las distintas opciones que posees y toma una decisión basado en ellas, para que puedas tener éxito en la transacción que deseas finiquitar.