Nadie se encuentra exento de sufrir algún accidente, las quemaduras pueden suceder cuando menos lo esperamos, es importante que para poder atenderla se pueda identificar qué fue lo que lo causó y qué tipo de quemadura es.

Existen diferentes tipos de quemaduras, por ejemplo, las quemaduras térmicas son aquellas que son ocasionadas por haber tenido contacto directo con el fuego, con objetos calientes como el metal o con agua. También existen las quemaduras químicas, las cuales son producidas por estar en contacto con sustancias alcalinas o ácidas, o cualquier otro corrosivo. Las quemaduras eléctricas son las que se producen por recibir una descarga eléctrica a través de cables, aparatos eléctricos, entre otros.

Identificar el tipo de quemadura es esencial para aplicar el tratamiento adecuado

Para poder tratar las quemaduras es necesario considerar la profundidad, y que tanta piel fue dañada, en este sentido las quemaduras pueden clasificarse en primero, segundo y tercer grado.

Las quemaduras de primer grado son aquellas que únicamente presentan un enrojecimiento en la piel, con presencia de inflamación y de dolor, generalmente son ocasionadas por una larga exposición al sol, y la mejor manera de tratar este tipo de quemaduras es hidratando la parte de la piel que ha sido afectada usando cremas humectantes que no tengan perfume, también puedes aplicar un paño que esté húmedo sobre la herida, el paracetamol y el ibuprofeno ayudarán a reducir la molestia, en caso de que sea muy incómoda lo mejor será acudir al médico para la prescripción de una crema con cortisona.

Las quemaduras de segundo grado se caracterizan por tener ampollas las cuales pueden causar mucho dolor, también puede haber inflamación y enrojecimiento. Este tipo de quemaduras tomas más tiempo para sanar, usualmente al menos dos semanas, en caso de que el área afectada sea más del 20% es necesario acudir al médico para que sean atendidas las heridas.

Las quemaduras de tercer grado ocasionan que la piel tenga un aspecto seco, con una tonalidad amarilla y una textura áspera, puede haber un dolor muy intenso, sin embargo, en otros casos al haber sido dañados los nervios el área afectada puede estar adormecida, en este caso para tratar una quemadura es necesario acudir con el médico en cuanto se produce la herida porque las de este tipo no cicatrizan solas.

Remedios para tratar una quemadura

Existen algunos remedios que ayudan a tratar una quemadura, en caso de que sufra alguna del primer grado estos consejos te serán muy útiles para obtener mejorías y reducir el dolor.

Puedes aplicar un poco de sábila sobre la herida, esto va a ayudar a que se desinflame la zona, y a calmar las molestias que puedan presentarse.

Para tratar una quemadura de primer grado también Es recomendable untar cebolla en la herida, esto ayudará a que la cicatrización tenga un mejor proceso, sin embargo, este remedio es poco recomendado si se encuentra en una fase aguda.

Aplicar agua fría puede ayudar a que la necrosis no avance, algunas personas aplican hielo, pero lo ideal es aplicar solamente agua a temperatura ambiente, de otro modo, si se aplica hielo o agua muy fría ocasiona que los vasos se contraigan haciendo que la necrosis continúe expandiéndose.