En este siglo XXI hay una tendencia a la que acuden muchas personas para sanar sus heridas e incluso prevenir múltiples enfermedades.

A pesar de los avances en materia de tecnología, muchos prefieren o se inclinan como alternativa para sanar nuestra salud, utilizar herramientas naturales, como las plantas medicinales.

Este es un recurso que muchos médicos y especialistas no recomiendan, ya que no aseguran completa efectividad.

Sin embargo, muchos medicamentos contienen extractos de dichas plantas en sus componentes. La parte empleada para la elaboración de medicamentos se llama droga vegetal y se presenta de diferentes formas: cremas, cápsulas, jarabes, entre otras.

El uso en estado natural de estas, también puede ser tóxico, por eso existe la necesidad de conocer a fondo los mecanismos de acción de esas plantas.

También es común el consumo de estas, en conjunto con los medicamentos recetados por el médico, para conseguir “mejores resultados”, pero, como lo mencionamos antes, el hecho de que sean naturales no asegura que sean saludables, porque pueden ser contraproducentes.

Como cualquier remedio, estas pueden provocar reacciones alérgicas, intoxicación y demás efectos por las sustancias que contienen.

Algunas plantas medicinales

Aqui te dejamos una lista con algunas plantas medicinales que tienen diversos usos y que, en algunos casos, puedes cultivar en tu propio hogar.

  • Ajo: actúa como anticoagulante, antioxidante y combate la congestión a nivel nasal. Entre sus compuesto se encuentra la alicina, al cual se le atribuyen todos los beneficios que trae el ajo para la salud. La manera de cultivarlo es muy sencilla, solo se coloca en tierra y en una zona donde la luz natural no es muy potente.
  • Aloe Vera: las propiedades de esta planta salen a la luz cuando se encuentra en su etapa madura, aproximadamente 3 años después de ser plantada. Entre sus beneficios para la salud, se pueden destacar los de prevención en caso de infecciones, a su vez es antiinflamatorio e inclusive ayuda al sistema inmunológico.

Uno de los aspectos más relevantes es que posee propiedades anticancerígenas y que favorece mucho al cuidado de la piel. En cuanto al aspecto relacionado con la piel, actúa como regenerador y cicatrizante.

  • Manzanilla: es utilizada desde hace siglos atrás y su importancia está relacionada con sus beneficios a nivel estomacal, de tensión, cuidado de la piel, sedantes, etc. Primeramente en lo referido a la parte estomacal, ayuda al proceso de digestión en sí y elimina gases intestinales. Segundo, las infusiones o el té de manzanilla, tienen propiedades relajantes y optimizan el sueño. Tercero, la crema de esta planta puede ser importante al momento de tratar alergias en la piel o inflamaciones.

Como cuarto factor, se puede mencionar que ayuda a la regeneración de tejidos, o en otras palabras, es la planta indicada para tratar afecciones de tipo respiratorias y para acelerar el proceso de sanación de enfermedades comunes como la gripe.

A través de este recorrido por algunas de las plantas más conocidas, queremos que tomes en cuenta el hecho de que siempre es primordial tratar enfermedades con especialistas que estudian el área.

Sin embargo, en algunas ocasiones, para evitar los medicamentos se puede recurrir a estos recursos para sanar malestares, pero sin olvidar que no siempre son beneficiosas.