Bioderma fue creada en la década de los 70 y desde entonces se ha preocupado por investigar y mantener un desarrollo constante en el cuidado de la piel a través del estudio intensivo de la biología.  Conoce la importancia de saber a fondo sobre los mecanismos biológicos de la piel para así crear productos que favorezcan este funcionamiento.

El modelo de investigación de Bioderma se basa en el estudio de una piel sana, así como de sus células y lo que sucede cuando hay un desequilibrio entre ellas.  La piel reacciona a todas las modificaciones que se dan en el entorno y que algunas son agresivas para ella. Es por esta razón que son muchos los factores que pueden desencadenar en un desequilibrio que lleve a un mal funcionamiento.

Las enfermedades, el efecto del envejecimiento, algunos tratamientos medicinales entre muchos otros factores afectan de manera directa el funcionamiento de las células de la piel.

Los productos bioderma buscan fortalecer la piel

Bioderma apuesta por fortalecer la piel haciéndola más resistente a todos estos factores que muchas veces se encuentra fuera del control de las personas para evitarse, esta resistencia llevará a que la piel se mantenga sana por más tiempo.

La finalidad de los productos Bioderma es imitar el funcionamiento de la piel, en cada uno de sus elementos y sus acciones.  Para que la piel tenga una mayor tolerancia, se escogen los más puros principios activos y las moléculas que ya están presentes en la piel naturalmente. Los productos de Bioderma tienen como función primordial activar y restaurar los procesos naturales de la piel.

Los productos Bioderma buscan combinar la eficacia con la mayor tolerancia en todos los tipos de piel y para cada enfermedad. Con el fin de garantizar la seguridad de la piel, se utilizan ingredientes en cantidades muy limitadas, todos estos ingredientes deben ser muy puros y tener la dosis exacta.

Excluye ingredientes nocivos o inseguros

Cabe mencionar que Bioderma no incluye en sus fórmulas ingredientes que pudieran ser inseguros para la piel.  Todo esto se establece en un documento en el que se registran a través de un método científico la formulación y esto se aplica a todos los desarrollos de los productos.

La forma en que los biólogos y los dermatólogos que trabajan en el desarrollo de productos Bioderma es basándose en el modo en que actúa biológicamente la piel, buscando el origen de problema y estudiando su consecuencia de manera que permita su corrección por un largo periodo de tiempo.

Existen tres reglas por las cuales se rige el desarrollo de los productos de Bioderma, el primero consiste en únicamente utilizar ingredientes que sean realmente necesarios, el segundo es escoger los principios con más pureza y aplicarlos en las dosis exactas, y por último, darle prioridad a las moléculas que ya se encuentran presentes en la piel.