El fútbol es un deporte agresivo, si bien se trata de evitar el contacto, en muchas circunstancias, esto es inevitable y en estos casos en la gran mayoría de ocasiones suelen desencadenar en una serie de accidentes que pueden ser totalmente dolorosas.

A muchos aficionados les encanta ver diferentes sucesos sobre este deporte, en esta oportunidad te ofrecemos una pequeña lista en la que te mencionamos algunos de los accidentes futbolísticos más dolorosos que la historia nos ha dejado ver.

Accidentes traumáticos del fútbol más dolorosos en el mundo

Muchas de estas lesiones han sido tan traumáticas que muchos jugadores tuvieron que pasar por largas y dolorosas recuperaciones. Veamos entonces algunas de las más importantes:

  1. La lesión de David Buset: en 1996 David Busst era defensa en el equipo de Coverty, en un momento del partido colisionó con otro defensa el cual era parte del equipo del Manchester. La colisión fue tan fuerte que la pierna de Busst se rompió, rompiendo no solo el hueso sino la piel. La lesión fue muy fuerte ya que se tuvo que limpiar la cancha y además tuvo una lesión tan potente que nunca pudo volver a jugar.
  2. La lesión de Franceso Totti: este jugador era parte del equipo llamado Italian Championship el cual en 2006 se encontraba jugando contra el Empolo F.C. La lesión de Tottui se produjo por un golpe en una tierna lo que se tradujo en una fractura muy fuerte en el peroné y tuvo otras lesiones en su tobillo izquierdo. Por desgracia también tuvo que retirarse pues la lesión fue muy potente.
  3. La lesión de Eduardo Da Silva: otra de los accidentes futbolísticos más dolorosos, es sin lugar a dudas el de Da Silva.  En el 2008 se encontraba este futbolista jugando en el equipo del Arsenal y fue lesionado por el defensa del contrario Martin Taylor del Birmingham. El daño fue muy severo puesto que Da Silva se quebró la pierna izquierda y el tobillo. Solo después de 12 meses de terapia y de recuperación pudo volver a jugar.
  4. La lesión de Kieron Dyer: se dedicaba a ser atacante en el equipo de West Ham en el año 2007. En este enfrentamiento tuvo la mala fortuna de quebrarse una pierna en dos partes, algo que resulta absolutamente doloroso y además que tuvo que someterse a tres cirugías con la finalidad de reparar los daños. Solo pudo regresar después de 17 meses en las que también tuvo que someterse a terapia.
  5. La lesión de Jacob Olesen: este jugador sufrió una terrible dislocación en su pierna izquierda, específicamente en su tobillo. Esta lesión ocurrió en 2006 y por ello tuvo que someterse a una recuperación de 6 meses, al parecer fue el que tuvo más suerte de todos los anteriores.