La realeza española siempre ha sido un tema controversial en muchos países del mundo, pues es conocido su poderío sobre dicho territorio. Diferentes personalidades han sido poseedoras del trono para catalogarse como reyes de España, pero hay aspectos mucho más profundos que son desconocidos.

Datos sobre la monarquía española

Algunos confirman que más allá de sumarle al país, el establecimiento de la monarquía sólo representa un atraso para el mismo. Sin embargo, es importante conocer tanto la historia, como el papel que juegan en cuanto a las relaciones que sostienen con los demás países.

Históricamente, los primeros reyes que se posicionaron en el poderío español eran aquellos cuyos descendientes provenían del matrimonio entre los Reyes Católicos y, posteriormente se fue cambiando el sistema hasta llegar al que se mantiene actualmente. Pero no sólo aplica en España, sino en otros países occidentales.

Hay que establecer en primer lugar, una línea de tiempo para comprender cómo se lleva a cabo la administración del territorio español. Se conoce que la forma de gobierno sobre la que se administra todo, es la monarquía parlamentaria, la cual consiste en la ubicación de un rey como jefe de Estado, supervisado por el parlamento.

La monarquía española y el papel del parlamento

El papel del parlamento es sumamente primordial, puesto que son los encargados de regular las funciones y actuaciones del rey, en conjunto con el funcionamiento general del Estado, así que se puede decir que todas las decisiones de los monarcas son administradas a través del parlamento establecido.

A pesar de eso, los monarcas gozan de una serie de beneficios que no todos los pertenecientes al parlamento cuentan, porque tienen privilegios como el más destacado que es el mantenimiento de la familia real en el campo económico, además de contar con inmunidad jurídica.

La imagen de los reyes siempre ha sido respetada, porque son los que dan la cara por el país, en este sentido, tienen como función manejar todo lo relacionado a la diplomacia y a los pactos forjados entre otros países para su propio beneficio.

La monarquía española presente en la cultura española

De esta forma, Carlos I fue el primero que tomó posesión del poder por la incapacidad que presentaba su madre, Juana la Loca. Fue así como entre 1516 y 1518 se dio el punto de partida de una larga sucesión de monarcas que marcarían una huella imborrable en la historia de España.

Cabe destacar que durante cada período particular en el que un rey se ha sentado en el trono, hay un patrón que se ha mantenido, pues el linaje real se ha distinguido por los apellidos de cada una de las familias que han estado en el poderío.

Entre las familias que se pueden mencionar, se encuentra la de Trastámara, la de Austria, la Borbón, la Bonaparte, entre otras. Igualmente, hay dos reyes que se han mantenido en el trono durante un largo período, por ejemplo, se destaca Felipe V con 46 años de gobierno y, en segundo lugar,  Alfonso XIII con 45 años.

Finalmente, se puede concluir que cada uno de los personajes históricos que han estado en la corona, cumplen un papel importante dentro de la política del país, indiferentemente del tiempo de gobierno.