El placer es una sensación que ha sido buscada desde hace muchísimo tiempo atrás, llegando hasta la actualidad. Sin embargo, todavía no existe una fórmula precisa que explique la forma adecuada de llegar al máximo placer, y realmente es una tarea bastante complicada pero con los masajes tantra http://www.kinnarimasajes.com/ las sensaciones de placer y relax se pronuncian mucho más.

Origen y definición de los masajes tantra o tántricos

Resulta complicada porque todos los cuerpos son diferentes, es decir, cada uno es ajeno al otro, por lo que no todos tienen los estímulos en los mismos lugares o no todos llegan a la excitación tan fácilmente como los demás.

Es por ello que el hombre, en su búsqueda para conseguir el placer, ha experimentado con diferentes procedimientos y técnicas que los ayuden a alcanzar el éxtasis. De allí surgen escritos como el kamasutra, donde se explican diferentes posiciones sexuales y, también se desarrollan algunas clases de masajes.

Entre ellos están los masajes eróticos y los tántricos.

Los más reconocidos son los eróticos, sin embargo, con los años los tantra se han posicionado en las prácticas sexuales del hombre pues muchos aseguran que agrega al sexo un toque indescriptible.

Tal es su posicionamiento que se asegura que la vida sexual cambia radicalmente cuando una pareja se inicia en los masajes tántricos.

El sexo en sí mismo produce una conexión entre la pareja, pero la práctica de los masajes tántricos no sólo conlleva al sexo, sino que ayudan a liberar tensiones, ansiedad y a mejorar la relación.

Los expertos aseguran que los beneficios de los masajes tantra están totalmente desligados al acto sexual en sí, pues la idea de los mismos es conectarse con el propio cuerpo con la justificación de una creencia religiosa.

Esta creencia religiosa manifiesta que se deben satisfacer los impulsos y necesidades que tiene el hombre, incluidas las sexuales. Así que iniciarse en el mundo del tantra puede contribuir a mejorar la comunicación y relación de pareja.

Masajes tántricos para una buena relación de pareja

En primer lugar, te ayuda a conocer tu propio cuerpo en conjunto con el de tu pareja, por lo que da espacio a la intimidad que sólo comparten ustedes dos. Una sesión de estos masajes, permite a cada persona concentrarse únicamente en cada una de las sensaciones que va experimentando.

Para llevar a cabo un masaje como estos, se debe saber que lo primordial es la estimulación que se produce en las zonas erógenas del cuerpo para tener el máximo placer, pero sin necesidad de conllevar al sexo.

Hay dos tipos de masajes, los del lingam o pene y los del Yoni que corresponden al órgano sexual femenino. Esto quiere decir que estos masajes están diseñados para ambos sexos y por lo tanto, ambos pueden disfrutar por igual.

Finalmente, la idea es que te animes a probarlo ya sea con un especialista en el área o a practicarlo junto a tu pareja, para que vivan nuevas sensaciones que no tenían idea de llegar a experimentar.